Al fin publico esta receta de la caballa ahumada en caliente, que además de ser fácil está tremendamente deliciosa.  Estamos en plena época de caballas y es una idea fantástica para tener lista y
congelada para una tostas o unos canapés improvisados y diferentes.

Vamos con  la receta, veréis que os sorprende de lo fácil que es.

Ingredientes

2 filetes de caballa

Para el marinado:

  • 200 g de sal gorda
  • 100 g de azúcar blanco
  • 100 g de azúcar Moreno
  • Eneldo  fresco
  • Salvia
  • Para el ahumado
  • Tomillo fresco en rama
  • laurel
  • virutas de ahumado
  • Bolitas de mostaza Y pimienta.
  • Corteza de limón

Elaboración paso a paso, con programación de tiempos.


Marinado:

Pedimos en nuestra pescadería que nos limpien y nos  fileteen
las caballas, que al menos en mi caso lo harán mejor. Una vez tenemos los filetes de caballa, comenzamos el marinado Mezclamos la sal, azúcar, eneldo y salvia en un recipiente y lo reservamos

En un recipiente del tamaño de los filetes colocamos una capa de este marinado como
base, y encima los filetes de caballa.  A continuación los cubrimos bien con el resto de la mezcla. Lo tapamos con film y lo dejamos en la nevera unas 8 horas, con un poco de peso encima.

Pasado el tiempo las quitamos de la salmuera, las lavamos bien y las secamos
con un paño. A su vez ayudados de una pinza,  le vamos sacando todas las espinas que pueda tener, y ya las tenemos listas para el siguiente paso

Ahumado:

He usado un ahumador pequeño, que va al fuego, pero si no tenéis podéis improvisar con una rejilla metálica y una fuente. En el ahumador colocamos las virutas con el limón el laurel y el tomillo y las pulverizamos con  un poquito de agua, para humedecerlos y también ponemos agua en la base, para que nos generen más humo y vapor (queremos una mezcla de ahumado y vapor). Ponemos nuestro ahumador a fuego suave y lo dejamos tapado.

Cuando empiece a hervir, colocamos la rejilla y encima  ponemos los filetes de caballa
con unas bolitas de mostaza y pimienta.

Los dejamos unos 5 minutos, siempre controlando para que no se hagan demasiado.

Pasado el tiempo,  retiramos los filetes y los dejamos enfriar.

Una vez fríos, los envasamos al vacío y los congelamos antes de consumirlos, para evitar problemas con el anisakis.

Es, por otra parte, un sistema muy cómodo, que nos permite que cuando las queramos consumir, las descongelamos y  ya las tenemos listas para poner en nuestras tostas preferidas.

Trucos y consejos

  • Si las vais a consumir al momento, las congeláis primero mínimo 48 horas y luego las preparáis tal cual.
  • Yo las he congelado una vez preparadas, de esta manera las tengo listas para usar. Simplemente, las tengo que descongelar y con un buen pan hago un aperitivo fácil y rápido sin apenas trabajo.

Utensilios que he utilizado para hacer esta receta.

  • Ahumador de @zuwilling, pero una olla para cocción al vapor
    serviría.
    Tupper del tamaño de las caballas.
  • Si os han gustado atentos que vienen recetas de las tostas, el pan especiado idóneo  los canapés y algún aliño.

Resumen
recipe image
Receta
Caballa ahumada en caliente
Autora
Publicado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.