Hoy os cuento como y cuando podemos congelar la masa del roscón. Y también como descongelarlo. Partimos de que lo ideal y perfecto es hacerlo todo seguido, pero a veces las circunstancias nos obligan a hacer las cosas de otra manera y no pasa nada, nos adaptamos. Como sabéis, podemos congelar la masa del roscón y del pandoro, y cualquier otra masa abriochada, y así se hace, no es algo que se me ha ocurrido a mí. ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀

Si te ha surgido un imprevisto en mitad del proceso, no tendrás todo el tiempo del mundo para hacer un roscón, o simplemente cuando tú lo necesitas no podrás  hacerlo o amasarlo, tenemos la opción de programar los tiempos y luego congelarlo. La programación de tiempos ya os la he dado en la receta del roscón (Receta del tradicional roscón de reyes gallego paso a paso.

¿Cuándo puedo congelar la masa del roscón? ¿En qué momento del proceso? Y ¿cómo descongelo la masa del roscón? 

  • Congelamos la masa una vez amasada y antes del levado en bloque

Podemos congelarla una vez amasada, pero siempre dejamos que arranque un poco la fermentación. La dividimos en el peso de los roscones que quiero hacer y la  guardamos en bolsas herméticas. Cuando quiera o vaya a continuar con el proceso de mi roscón de nuevo, sacamos la bolsa o las bolsas del congelador y la dejó a temperatura ambiente. En cuanto pueda la saco de la bolsa y la coloco en un bol tapado y la dejo que se descongele. A una masa de unos 600 g y en una cocina a 20º C le ha llevado descongelar unas 3 horas y levar en bloque 4 horas. En total el proceso pueden ser unas 6 o 7 horas como mínimo. Como siempre esto va a depender de muchos factores, así que lo mejor es que toméis estos tiempos como orientativos y observéis vuestra masa.

Cuando ha levado, formamos el roscón y seguimos el proceso como siempre.

  • Congelamos la masa después del primer levado en bloque

También podemos hacerlo una vez levada. La bajamos de nuevo, la dividimos en el peso de nuestros roscones y la congelamos. Cuando vayamos a sacarla del congelador. De nuevo y como en el paso anterior la dejamos a temperatura ambiente, que se descongele y en este caso, una vez descongelado formamos el roscón. Lo dejamos levar de nuevo, lo decoramos y lo horneamos

  • Congelamos los roscones ya formados y antes del segundo levado

Podemos congelar los roscones formados y antes del último levado, pero cuidado, no congelamos el roscón formado y levado, pues se bajaría. Lo congelamos justo al formarlo y antes de que suba de nuevo.

En este caso, lo ponemos sobre unas bases rígidas, de cartón y  forradas con papel de horno y lo cubrimos bien con film o lo metemos dentro de una bolsa con cierre hermético. Hay que ser cuidadosos de no deformarlo, y sin duda en este caso se necesita disponer de un congelador espacioso.

Cuando queramos hacer nuestro roscón solo tenemos que calcular las horas que necesita para descongelar y levar de nuevo, que serán unas 7 u 8 aproximadamente. Así que solamente tenemos que retirarlo del congelador y dejarlo a temperatura ambiente. Este método es muy cómodo y particularmente es el que más me gusta, pues una vez están los roscones congelados, el proceso es facilísimo y prácticamente no hay que hacer nada más que esperar y sin apenas trabajo tenemos unos roscones perfectos y cuando queramos.

Os imagináis que os surge algo al día siguiente, os apetece llevar  un roscón, pero no tenéis tiempo. Pues ya veis que sencillo resulta. Solamente hay que calcular los tiempos y hornearlo.

  • Congelamos el roscón ya horneado

Y por supuesto, podemos congelar el roscón ya horneado. Es también un buen sistema y una vez descongelado queda realmente delicioso. Sin duda seguro que este sistema lo hemos hecho todos muchas veces, si no con un roscón entero, si con trozos que nos van quedando, o cuando hacemos un roscón para repartirlo. Pues hacemos lo mismo con el entero, y en este caso sí que no hay que hacer nada más que esperar a que se descongele.

roscon de reyes listo para descongelar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.