Flan de huevo sencillo, natural y casero. El de toda la vida.

Mi madre, cocinera de profesión, que no de vocación, no hace apenas postres. No es lo suyo, ella siempre dice que prefiere comerlos que hacerlos. Sin embargo, hay un postre que lo hace como nadie, un postre sencillo, un postre tradicional y de siempre : el flan de huevo.

La receta del flan de huevo tradicional, no tiene grandes secretos ,y estoy segura que es por todos conocida, pero como todo, hay que cogerle el punto y el secreto está en los ingredientes.

Con unos ingredientes de calidad, obtendremos los mejores flanes y por supuesto el punto del horno para que no se pasen. ¿En un horno de leña o de gas quedan mejor?Si, estoy segura que ahí está uno de los grandes secretos del flan que hace mi madre. Ella tiene un horno de leña y por supuesto le ha cogido el punto.

Os cuento como los hace, sin apenas trabajo, de manera casi mecánica y os aseguro que después de tantos años le siguen saliendo perfectos.

El flan de huevo perfecto: el de mamá.

Ingredientes

  • 8 huevos caseros medianos
  • 3 cucharadas de azúcar (unos 75 grs)
  • 7 flaneras de leche entera
  • 1 chorro de coñac( de calidad)
  • 1 rodaja de limón( casero de la huerta)
  • 4 cucharadas de azúcar y 4 cucharadas de agua para hacer el caramelo.

El paso a paso.

  1. primero preparamos un caramelo en una sartén y lo echamos en las flaneras que vamos colocando en una fuente de horno un poco honda.
  2. batimos en un bol los huevos con el azúcar y la rodaja de limón.
  3. Añadimos la leche y mezclamos.
  4. Retiramos la rodaja del limón y rellenamos las flaneras con la mezcla.
  5. Echamos agua en la bandeja hasta que cubra las flaneras hasta la mitad.
  6. los metemos en el horno frio ( si si, frío) y lo ponemos a 180ºC 30-35  minutos
  7. Si vemos que al final se los queman por arriba los tapamos con papel de aluminio.
  8. Los sacamos y los dejamos enfriar tapados y los guardamos en la nevera listos para consumir .
  9. Podemos comérnoslos en la propia flanera, pero lo ideal es pasar un cuchillo alrededor y volcarlos en un plato para que caiga el caramelo y degustarlos.

No se si es por las circunstancias y que mi madre era el único postre que hacía pero os aseguro que es mi postre preferido. El flan de mamá, y en pocos sitios he probado un flan que me guste como este.

La textura, el sabor que tiene.. los agujeros  que le queda y que tan difícil es que salgan.

Cómo un postre tan tradicional, sencillo y con tantas variantes puede ser tan diferente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *