Las mejores Cookies de avellana y café.

Si hay una receta que tiene el éxito asegurado en casa ,  son las cookies .

Siempre hay en la lata de las galletas o en el congelador .

man

Como tenía crema de avellanas que me sobró de hacer la crema de cacao , decidí usarla y hacer unas cookies diferentes ; Cookies de avellana y café

Y salieron las mejores cookies que he comido nunca .

La combinación de la avellana tostada y el toque de café potencian maravillosamente el sabor del chocolate , y la harina de centeno le da una textura crujiente maravillosa .

 

La base de la receta son las cookies que  hago siempre pero con unos pequeños caambios .

Hice tambien una forma aplastada y finita y salieron unas galletas grandes y crujientes que les han encantado ¡¡¡¡

Os cuento como las  hice .

Ingredientes

  • 300 grs de harina de todo uso
  • 170 grs de harina blanca  de centeno
  • 75 grs de azúcar blanco
  • 75 grs de azúcar moreno.
  • 2 huevos a temperatura ambiente .
  • 130 grs de mantequilla a temperatura ambiente .
  • 50 grs de manteca de avellanas .
  • un pellizco de sal
  • 1 cucharilla de bicarbonato.
  • 1 cucharilla de pasta de vainilla .
  • 1/2 cucharilla de pasta de café .
  • 200 grs de chips de chocolate negro.

 

El paso a paso .

  1. pesamos las harinas y las tamizamos  con la  sal y bicarbonato y reservamos .
  2. Encendemos horno a 170.
  3. Batir la  mantequilla y la crema de avellanas  con  los azúcares  durante 3 minutos.
  4. Añadir los huevos uno a uno
  5. A continuación  el extracto de vainilla y el de café .
  6. Incorporar la harina poco a poco.
  7. Cuando la harina está integrada y tengo una masa lisa y ligada añado los chips de chocolate y amaso un poco hasta que estén integradas .
  8. Formar las galletas :Cogemos masa con una cuchara de helado y con un rodillo las aplasto con forma redonda .
  9. Con una espatula las paso a una bandeja (No las pongáis muy juntas pues crecen).
  10. Las horneamos unos  12″ ( el tiempo es orientativo pues cada horno es diferente ) hasta que estén doradas .
  11. Las sacamos para una rejilla y las dejamos enfriar.

 

 

Aqui han sido un éxito con los niños y de postre en un picoteo improvisado de amigos . Era lo único que había para postre y os aseguro que con unos vinos bajaron las que quedaban ¡¡¡¡

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *