Hay recetas que nos sorprenden y mucho, como estos mini brioches de canela que además de ser fáciles, no son apenas dulces y nos permiten, ponerle cualquier relleno, manteca  o cualquier crema por encima. Yo los he dejado tal cual, pues en casa las cosas muy dulces no gustan, pero cada cual que lo haga como prefiera.

Además, congelan estupendamente, y tenemos unos bollos individuales perfectos para llevar al cole, las meriendas del cole que tan de cabeza nos traen a las mamás.

Receta de Rose Levin  de » Bakin bible»

bollos en el molde

Ingredientes para hacer el brioche de canela

Para la esponja

  • 40 g de agua
  • 5 g de levadura seca
  • Una cucharadita de azúcar
  • 50 g de harina
  • 1 huevo

Para la masa final

  • La esponja
  • 175 g de harina
  • 35 g de azúcar
  • 2 huevos
  • 4 g de sal
  • 140 g de mantequilla

Elaboración paso a paso

Pesamos y medimos los ingredientes de la receta y comenzamos haciendo la esponja. Mezclamos  la levadura con el agua y el azúcar, todos los ingredientes y dejamos que repose tapado durante unos 20 minutos. Pasado el reposo añadimos el huevo  dos horas. Pasado el reposo, añadir el huevo y los 50 g de harina y amasarlo durante unos segundos hasta que esté integrado. A continuación añadir los 175 g de harina y sin mezclar, lo tapamos y lo dejamos reposar un par de horas.

Pasado el reposo, añadimos los 35 g de azúcar, los 2 huevos y amasamos durante unos minutos, hasta que la masa se separe de los bordes del bol. A continuación, añadimos la sal y seguimos amasando y vamos incorporando la mantequilla, en varias tandas. Cuando la masa ha absorbido toda la mantequilla, la ponemos en la encimera y le hacemos unos pliegues. La ponemos en un bol y la dejamos levar tapada hasta que doble su volumen, que serán unas dos horas. Una vez ha subido, la ponemos en la nevera dos horas, la bajamos y la refrigeramos de nuevo otras dos horas. A continuación sacamos la masa de la nevera y le hacemos unos plegados, como al hojaldre. A continuación la envolvemos en film y la guardamos en la nevera hasta el día siguiente.

Al día siguiente, formamos los bollitos; dividimos la masa en doce porciones iguales y las boleamos, las colocamos en un molde previamente engrasado, lo tapamos y la dejamos levar hasta que doblen su volumen de nuevo.

Mientras levan, encendemos el horno a 200 °C y cuando hayan crecido, pincelamos los bollitos con huevo y los horneamos durante unos 10 minutos, bajamos la temperatura a 190º C y los horneamos 10 o 15 minutos más. Si vemos que se doran demasiado por arriba, los tapamos con papel de aluminio.

bollitos faciles para meriendas

Cuando estén listos, los retiramos y los desmoldamos y los dejamos enfriar en rejilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.