El pan perfecto para acompañar nuestro salmón marinado. Es un pan tradicional sueco con semillas y harinas integrales lleno de aromas y sabores. Es muy fácil de hacer y os prometo que será el éxito de vuestras mesas. La verdad es que aquí le damos una gran importancia al pan, y una mesa sencilla con una bonita variedad de panes caseros, se convierten en exquisitos el más simple de los aperitivos.

El otro día marinamos salmón, y para acompañarlo proponemos un pan crujiente sencillo y típico Sueco. Cualquier pan casero es ideal para unos canapés de salmón, pero este os encantará.

Ingredientes

  • 7 dl de agua(700 ml)
  • 3 g de levadura seca
  • dos cucharadas de masa madre de centeno
  • 1 dl de semillas de lino (70 g)
  • 1 dl de semillas de girasol (60 g)
  • 1 dl de sésamo (60 g)
  • 1/2 dl de AOVE (50 ml)
  • 2 dl de harina de centeno (110 g)
  • 2 dl de harina integral de trigo(110 g)
  • 8 dl de harina panadera recia (440 g)
  • 1 dl de harina de maíz (55 g)
  • 14 g de sal

El paso a paso

Pesamos y medimos todos los ingredientes de la receta y mezclamos las semillas. Las ponemos en una sartén y las tostamos durante unos minutos para que suelten su aceite y se intensifique su aroma y sabor. Las ponemos en un molinillo o procesador y las molemos (yo lo hice en el procesador de la CookExert).

Ponemos el agua en la cubeta de la amasadora y añadimos la levadura y la dejamos unos minutos. A continuación añadimos el resto de los ingredientes y amasamos durante unos minutos. Añadimos la sal y volvemos a amasar y cuando tenemos una masa elástica la pasamos a la mesa de trabajo y le damos unos pliegues como si fuera la masa del hojaldre.

La pasamos a un  bol y la dejamos reposar levar una media hora. Pasado ese tiempo encendemos el horno a 250 °C y mientras se calienta vamos haciendo el pan. Pesamos porciones de masa de unos 30 g y ayudándonos de un rodillo los estiramos formando círculos finos. Los podemos hacer de indiferente  grosor y tamaño, un poco al gusto de cada uno.

Ayudándonos con las manos, le hacemos un agujero en el medio y podemos pincharlo con una brocheta o con un rodillo específico para estos panes.

Cuando el horno está caliente los horneamos durante unos 5 o 6 minutos, hasta que estén dorados. Dependerá un poco del grosor que le demos a los panes. Estos los horneé directamente encima de la placa celsius, pero podemos hacerlos perfectamente en una fuente de horno, en cuyo caso es posible que le lleve un poco más de tiempo. Cuando están listos los retiramos para una cesta y vamos haciendo los siguientes hasta que los tenemos todos listos.

 

Quedan unos panes crujientes y deliciosos, perfectos para poner unas rodajas de salmón con una ramita de eneldo y la salsa que más os guste. En Suecia ponen un poco de mantequilla, salmón y una ramita de eneldo fresco. Para acompañar los quesos e  incluso solos os aseguro que os encantarán.

Con estas cantidades salen un montón de panes que podemos congelar y cuando queramos consumirlos los ponemos en la tostadora y nos quedarán de nuevo frescos y crujientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *