Sobre mí

¿Sabéis cuál es mi lema?

«Si los demás pueden hacerlo, yo también puedo».

Siempre me ha acompañado y ayudado en los momentos difíciles de mi vida.

No, no os habéis equivocado, es un blog de cocina, con recetas tradicionales gallegas que hacía de niña con mi abuela, quien me cuidaba mientras mamá iba a trabajar. 

  • Recetas saludables y sencillas para mamás que siempre van corriendo, quieren cuidarse y se preocupan por su alimentación y la de su familia.
  • Recetas para niños, muchas ideas, trucos, de organización y menús para ayudaros a que el día a día en la cocina sea más llevadero.

Pero, antes de nada quien soy, ¿cuál ha sido mi relación, no siempre buena, con la comida y por qué este blog?

Me presento:

Soy Mónica, mamá trabajadora, que no paro ni me aburro, no tendría tiempo; mi marido me dice que es imposible que tenga tiempo libre, pues en cuanto apareciera un hueco lo ocuparía en algo.

Crecí en una aldea de Galicia y mis primeros pinitos y recuerdos en la cocina siempre han sido al lado de mi abuela (amasando el pan, haciendo una tortilla de masa en la «lareira»-chimenea típica gallega- que casi no podía levantar la sartén de hierro, haciendo filloas, orejas de carnaval, etc.). Apuntaba maneras, pero las posibilidades no eran las mismas que tenemos hoy. Ni en utensilios ni en ingredientes, y eso sin tener en cuenta internet y su cantidad de recetas.

Ahí aprendí, conocí y viví la cocina gallega tradicional, con ingredientes de calidad, de temporada y de cosecha propia. Entonces sí teníamos cultivo ecológico y comida real, nada que ver con lo de hoy en día.Supongo que por eso busco y aprecio tanto los sabores y recetas originales, los auténticos de antaño y sobre todo lo natural, sano y sencillo.

En mi adolescencia tuve problemas de desórdenes alimenticios. Puedo decir que estoy curada pero no bajar la guardia ya que siempre seré un factor de riesgo. De esa etapa de mi vida conservo la planificación y organización de los menús, pues parte de la terapia era escribir y anotar lo que comía.

Hoy me resulta fundamental, para organizarme y ayudar a que el día a día sea más llevadero y planificado. Además, con dos niños, en el día a día no se puede improvisar. Aunque a veces  lo hacemos, ¡improvisamos y no pasa nada!

Ahora que ya me conocéis un poco más, después de todo este rollo, os digo:

«Si yo puedo hacer todas las recetas que publico en mi blog, vosotros también».

¿Os animáis?