La tortilla de patatas, cómo cualquier otra receta, tiene sus trucos, el punto y unas cantidades y tiempos precisos.

Hoy os contaré cómo hacer una tortilla de patatas para principiantes, hecha por una novata y un resultado espectacular. Y os contaré cómo y cuales son los secretos para que os salga perfecta. 

Todos sabemos hacer una tortilla española, el paso a paso al menos, pero no siempre nos sale bien y tiene sus secretos y trucos.

Hay una serie de cosas subjetivas, como en todas las recetas, pero otras que son fundamentales y básicas que son determinantes. La calidad  de los ingredientes, como en todas las recetas, y el tipo de sartén que usamos.

Las proporciones aquí son relativas y no tan determinantes, y es un poco cuestión de gustos. Quizá nos gusten con más o menos cantidad de patata, más o menos cruda, cortada más gruesa o más fina, más cocida o más frita. Con cebolla o sin cebolla, e incluso con otros ingredientes y verduras en medio.

La tortilla más gorda o finita, con mucho huevo o con poco huevo, mas cuajada o menos cuajada.

Es indudable que es una receta de lo más variado y se puede hacer de muchas maneras, pero creo que, en lo que estaremos de acuerdo, es que la más rica es la que hace nuestra mami. Incluso creo que a estas alturas mis hijos empiezan a decir lo mismo.

Cómo hacer una buena tortilla de patatas.

Las patatas. Es importante la calidad de las patatas, y no sirve cualquier patata. En Galicia la patata que nos gusta es la blanca, la kennebec que es una patata almidonada, lo que hace que sea menos acuosa y tenga más consistencia. Y eso ayuda a que absorba mejor el huevo y la tortilla quede más jugosa.

El huevo. Ideal que sean huevos camperos. En mi caso huevos caseros de las gallinas de mami criadas al aire libre.

Un buen aceite es fundamental, y yo utilizo aceite de oliva suave. He probado con el intenso, pero aporta demasiado sabor y no me gusta.

La sartén. Usar una buena sartén es básico y el material determinante, tanto para freír las patatas cómo para hacer la propia tortilla.

A mí me gusta freír las patatas en la De Buyer de acero y hacer la tortilla en una de hierro. En mi casa la tortilla de patatas se hizo en sartén de hierro toda la vida y yo mantengo esa tradición. Para esta tortilla utilizo una sartén de 24 cm.

Un ingrediente opcional que se le pone mucho en Galicia a la tortilla son los torreznos. Los cortamos y los tostamos y luego bien escurridos los mezclamos con las patatas.

Ingredientes para 4 personas .

  • 700 g de patata
  • 500 g de huevo (8 0 9  huevos,depende del tamaño)
  • 7 g de sal
  • torreznos o tocino (opcional)
  • aceite de oliva suave

El paso a paso

  • Pelamos las patatas y las cortamos. Yo he utilizado la mandolina para cortarlas uniformes y eso ayudará a que se frían todas por igual. Aunque esto para mucha gente será innecesario, para mi, que no soy una gran experta en hacer tortillas, es básico.
  • Ponemos aceite en una sartén a fuego medio y cuando está caliente las freímos. Las echo en dos o tres tandas, dependiendo del tamaño de la sartén. A mi no me  gustan muy tostadas para la tortilla, pero tampoco cocidas en el aceite, aunque hay quien pone muchas juntas y las va pochando a fuego suave.
  • Cuando las patatas están fritas, las vamos sacando para una fuente con un colador, para que se queden bien escurridas.
  • Aparte batimos los huevos en un bol y les ponemos un poco de sal. Hay quien no le pone o  quien se lo echa a las patatas. A mi me gusta ponerle la sal al huevo, quizá por que así lo hace mi madre, pero supongo que es cuestión de gustos.

  • Echamos la patata que ya habrá enfriado un poco en el huevo, mezclamos bien y que se empapen y dejamos reposar hasta hacer la tortilla. Me gusta dejar la patata mezclada con el huevo un tiempo, y para ello es fundamental que la patata no esté caliente, así evitaremos que el huevo cuaje. Esto nos permite tenerlo preparado y cuajar la tortilla justo en el momento, y poder comerla calentita.

  • Cuando vamos a hacer la tortilla, ponemos la sartén a fuego medio para que se vaya calentando poco a poco. Cuando está lista, ponemos un poco de aceite y echamos la mezcla.

Y aquí estamos en otro punto crítico de la tortilla de patatas. Si el fuego está demasiado alto y la sartén muy caliente, se puede quemar muy pronto por fuera. Tiene que estar caliente pero no demasiado, y que vaya haciéndose poco a poco. La dejaremos más o menos tiempo, dependiendo de si la queremos más o menos cuajada, y de lo gruesa que sea la tortilla.

Tenemos, que ir probando, tanteando nuestra sartén, la cocina e ir buscando el punto óptimo y cómo nos gusta. Le damos la vuelta ayudándonos de un plato o con mucho arte, lo hacemos en el aire, cómo hacen nuestras madres, y cuando está lista la sacamos para un plato.

Y si nos queda algo, nos hacemos un bocadillo de tortilla para merendar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.