Hay bizcochos que llegan a nuestras cocinas para quedarse y os garantizo que este bizcocho de vainilla con el relleno de canela y nueces pacanas es uno de ellos. Es el bizcocho perfecto para un domingo de lluvia, y que gustará a todos.
Y además de lo bueno que está, queda realmente bonito.
Es una receta inspirada en uno del libro» La bibilia de los pasteles» de Rose Levy, con una seria de adaptaciones, El original lleva más azúcar, solamente usa las yemas de huevo, y en lugar de mezclar nata con crema agria, usa solamente crema agria.
Os cuento cómo lo hice.
bundt cake de canela

Ingredientes para hacer el bizcocho de vainilla

Para el relleno:

  • Dos cucharadas de panela
  • 75 g de nueces pacanas
  • Una cucharada de Canela.

Para hacer el relleno, ponemos todos los ingredientes en un procesador, lo trituramos todo hasta tener una mezcla uniforme  y reservamos.

Ingredientes para hacer el bizcocho:

  • 4 huevos.
  • 100 g de nata
  • 60 g de crema agria
  • 200 g de harina de uso corriente
  • una pizca de sal
  • 10 g de levadura
  • 150 g de azúcar
  • 170 g de mantequilla a punto de pomada

Elaboración del bizcocho

Comenzamos la receta pesando y midiendo todos los ingredientes y encendemos el horno marcando 200º C. Preparamos también el molde donde haremos el bizcocho. Yo he utilizado un molde de bund cake. Lo pincelamos con mantequilla o le ponemos spray desmoldante.
Tamizamos la harina con la levadura, la sal  y lo reservamos. Aparte separamos las yemas de las claras, las ponemos en recipientes independientes y montamos las claras a punto de nieve y las reservamos
En un bol mezclamos la nata con la crema agria y reservamos. Mezclamos las yemas con el azúcar y la mitad de la mezcla de nata y crema agria y lo batimos todo bien.
A la harina le añadimos la mantequilla a punto de pomada con la otra mitad de nata y crema agria y mezclamos con unas varillas a velocidad alta. Le añadimos la mezcla de las yemas, azúcar y crema agria  y removemos todo durante unos minutos a velocidad alta.
Finalmente,  incorporamos las claras montadas a punto de nieve  y las mezclamos con una espátula, lentamente y con movimientos envolventes.
Echamos la mitad en el molde que habíamos reservado, espolvoreamos la mitad de mezcla del relleno de canela, el resto de la masa y finalmente lo que queda del relleno.
Con un palillo mezclamos y hacemos surcos por la masa  y lo horneamos a 180 °C unos 40-50 minutos.
Pasado el tiempo, verificamos que está hecho pinchándolo con un palillo y si sale limpio lo retiramos y lo dejemos reposar 5 minutos antes de desmoldarlo.

Le ponemos un poco de azúcar glass  por encima y a disfrutar de la tarde del domingo.
Ya veis que miga tan esponjosa ha quedado, pues el sabor es algo delicioso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.