La receta de este Foigras de pato es heredada del amigo quimico.Paco, que tan generosamete me aclaró lo que era el azúcar invertido para usar en el roscón  y que con limón, como bien nos explica Miriam, en El Inviado de Invierno,  tambien se hacía.

Pues además de buen químico, es un excelente cocinero, y después de ver en fotos y vídeos su foi casero de oca, durante tres años, al fin tengo la receta y me animo. Bueno.. en realidad me animé ya el año pasado, pero me pasé de horno y aquello acabó siendo grasa solamente. y con lo que cuesta el higado de oca… claro que por un precio moderado tenemos un foie de lujo y mucho más económico que comprado.

Pero en esta ocasión ya calculando los tiempos detalladamente a ver si sale algo similar a lo que él hace.

Os cuento el paso a paso.

Ingredientes.

  • un higado de pato o de oca fresco
  • una cucharada de sal y pimienta
  • 25 ml de cognac u oporto.

El paso a paso.

  • Desmenuzamos el hígado con los dedos con mucho cuidado.
  • Le vamos quitando los nervios y venillas, poco a poco y sin aplastarlo pues es delicado.
  • lo pasamos a una fuente de de horno
  • lo salpimentamos y añadimos el licor.
  • lo metemos en el horno  previamente calentado a 120º durante unos 5-6 minutos máx.cuidado de no pasarse con el tiempo de horno pues se funde y estropeamos el foie.
  • lo quitamos del horno y lo echamos en una tarrina de cerámica .
  • colocamos una tablita o una tapa que haga presión y encaje pero que permita salir la grasa fundida por los laterales. Lo ideal es tener preparada una tablita de madeta con antelacion que entre en el molde. Si,tiene que entrar justa. La forramos con film para el uso con comida.
  • encima de la tabla colocamos un peso, para ayudar a que la grasa suba y compactar nuestro foie.
  • colocamos la terrina encima de un platito, por si desborda, y lo metemos en la nevera 24 horas.
  • pasado ese tiempo,  lo desmoldamos y quitamos bien toda la grasa que ha soltado.
  • La fundimos de nuevo y lo cubrimos con lella de manera uniforme para que lo proteja y se conserve.
  • Lo decoramos y acompañamos al gusto, con frutos rojos , mermelada o naranja confitada
  • listo para comer con un buen pan ¡¡¡¡.

Consejos de conservación.

  • lo cortamos en porciones a nuestro gusto y las envasamos al vacío.
  • y las podemos conservar en la nevera, dependiendo de la previsión de consumo, o congelarlos .

Claro está que lo mejor es comerselo fresco, pero se conservan estupendamente, y más teniendo en cuenta que es algo típico de las navidades y que con muy poca cantidad es suficiente.

Así que congelar y luego a poquitos nos vamos dando el homenaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *