Si, si, picos caseros ¡¡¡ Se os había ocurrido hacerlos  a mano? La verdad es que a mi nunca se me habría pasado por la cabeza, sobre todo por el trabajo que supone y lo rápido que se acaban.. que están buenísimos . Pues el otro día me retaron y ahí estaba yo cogiendo el capote, y manos a la obra para hacer los picos .
No son difíciles, claro que no, es una masa más, pero hay que dedicar un poco de tiempo a la elaboración y un día de lluvia en casa como  el de hoy es perfecto. Podemos intercalar la elaboración en medio de otras tareas en la casa. La única particularidad que puede tener la masa son los pliegues que tenemos que hacer, similares  al  hojaldre… Pero mece la pena intentarlo aunque sólo sea una vez , aunque yo creo que después de esa repetís fijo. Yo os lo cuento a ver que os parece. Es una receta de panarras con una modificación el la harina pues yo añado semolina . El resto del proceso es tal cual como lo indican ellos , y perfecto ¡¡¡¡
Los ingredientes

  • 150 gr harina panadera (100%)
  • 50 grs de semolina
  • 90 gr agua (45%)
  • 20 gr AOVE (10%)
  • 4 gr sal (1,8%)
  • 0.6 gr levadura seca (1%)
  • semillas de sésamo
  • escamas de sal

Amasado y plegados
Puse todos los ingredientes en la cubeta de la amasadora y amasé unos 3 minutos hasta tener   todo integrado . Es una masa  muy manejable y poco hidratada. Dejamos reposar la masa unos 10 minutos y después hay que hacer  los pliegues, como si fuera hojaldre.

Estiramos la masa con el rodillo y plegar tres veces sobre si misma como  un libro . Hacemos esto 10 veces y  dejamos reposar la masa 20 minutos  para volver  a repetir de nuevo los pliegues otras 10 veces . Si vemos que la masa se resiste la dejamos reposar 5 minutos entre pliegue y pliegue y será mas manejable . A mi este proceso de plegados me llevó tiempo pues me lo tomé con calma y  lo fui haciendo  al tiempo que entrenaba, entre  una serie de pesas y la siguiente¡¡¡ Seguro que lo podéis encajar en medio de alguna actividad y se os hace mas llevadero y encima la masa lo agradece.
después la boleamos y la dejamos  en un bol con aceite, bien tapado , a fermentar unas 5 o seis horas  . Yo la metí en la nevera hasta el día siguiente .
Al otro día por la tarde la quité  de la nevera una hora antes de hacer los picos para que se atemperase y fuera   más manejable. Si los hacemos el mismo día ya pasadas las 5 horas de levado los formamos.
Formado  y cocción
Hay que estirar la masa finita y cortar en tiras y luego en triangulos y enrollarlos sobres si mismos empezando por la base del triangulo. Exactamente como si fuera un  minicroisant. Luego los enrollamos un poco sobre una superficie con harina   y los vamos colocando en una fuente con papel de horno.

los dejamos levar una hora, más o menos y encendemos el horno a 190 º.
Los horneamos durante  10 minutos a 190º grados y luego bajamos  a 170º el horno y  los dejamos unos 10 minutos,  hasta que estén dorados.  . Si los ponemos a mucha temperatura se quemaran, por eso luego hay que bajar y  aquí estar atentos para que no se quemen y quitarlos en cuanto vemos que están dorados y sequitos ¡¡¡
Esperar a que se enfríen y a comer ¡¡¡ Con esta cantidad de masa salen un par de fuentes  y con lo buenos que están no hay problemas de que se pongan resecos, pero guardados en un bote hermético aguantan una semana crujientes o incluso más .
thumb_DSC_9615_1024cropped-thumb_dsc_9628_1024
De verdad, animaros que están de lujo. Algo entretenidos si , para que negarlo pero compensa el trabajo pues están deliciosos. Acompañarlos de un buen jamoncito, un queso y un vinito y tenéis un picoteo de lujo¡¡¡

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.