Os comparto un pan de molde realmente diferente y con un sabor y una miga que os va a enamorar. Un pan de molde deliciosamente tierno con gachas de avena y  semillas de chía. Una mañana que me pasé con la avena de las gachas, la que me sobró se me ocurrió probar a usarlas en el pan. Y las semillas de chía, que le pongo a las gachas siempre, le dan también un sabor especial.

Pan de molde especial

Aquí os dejo la receta.

Ingredientes para hacer pan de molde con gachas de avena y semillas de chía

Fermento

  • 150 g de agua
  • 150 g de centeno
  • 10 g levadura prensada

Gachas de avena y chía

  • 50 g de copos de avena
  • 50 g de semillas de chía
  • Una cuchara de miel
  • 400 ml de leche

Masa final

  • 500 g de harina de fuerza
  • 100 g de harina de trigo
  • 15 g de sal
  • 2 cucharas de germen de trigo
  • 500 g de agua

Como hacer pan de molde con gachas de avena y semillas de chía

Comenzamos haciendo el fermento y  las gachas de avena y chía. Para el fermento mezclamos en un bol todos los ingredientes y cuando está integrado lo tapamos y lo dejamos levar unas tres horas a temperatura ambiente.  A continuación hacemos las gachas. Ponemos todos los ingredientes en un cazo, los mezclamos, lo acercamos al fuego y sin dejar de remover las cocinamos durante unos 10 minutos. Cuando están espesas y cremosas las retiramos y las dejamos enfriar tapadas, para que no se formen costra.

Cuando el fermento está listo, ponemos todos los ingredientes de la masa final, excepto la sal en un bol y lo mezclamos. Dejamos reposar unos 20 minutos y añadimos la sal con un poco de agua. Amasamos durante unos minutos y vamos haciendo varias tandas de plegados y reposos. Cuando la masa está lisa y elástica, hacemos tres plegados finales como si hiciéramos hojaldre y la dejamos tapada en un bol. Pasadas dos horas formamos el pan. Volcamos la masa en la mesa de trabajo y la desgasificamos. La estiramos en forma de rectángulo y hacemos una especie de rulo dándole tensión a la masa. La metemos dentro de un molde previamente engrasado o forrado con papel de horno y la dejamos levar de nuevo tapada una hora y media.

Pasada la primera hora de levado, encendemos el horno a 250º C y cuando está listo lo metemos dejándolo unos 40 minutos a 230º C- 240º C.

No obstante los tiempos dependerán un poco de cada horno, e incluso del tipo de molde utilizado, con lo que tendréis que estar pendientes.

Pan de molde con avena

Cuando está listo lo retiramos y lo dejamos enfriar en una rejilla. Ya frío lo rebanamos para unas ricas tostadas de desayuno o para un sandwich de lujo.

cortando pan de molde

Como todos los panes de molde, congela estupendamente bien y esta es una gran opción para guardar el pan. Lo rebanamos y lo congelamos cortado, y así podemos tener nuestras rebanadas siempre a punto para meter en la tostadora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *