Hoy traigo una receta de pan de molde súper fácil y rápida . Está claro que es básico el uso de una buena harina, pero no se necesitan ni grandes técnicas  ni variedad de  ingredientes extraños  . Es más, seguro que todos tenéis en casa lo necesario para  hacerlo si os animáis ahora mismo .
El resultado no tiene nada que ver con un pan hecho con masa madre, e incluso  este mismo pan con un fermento previo o añadiendo algunas semillas. Pero todas esas variaciones se pueden ir haciendo y probando en otras ocasiones .Hoy yo pondré la receta básica de un pan de molde, fácil y rápido pero con un resultado espectacular, y nada que ver con un pan de molde comprado . La miga es suave,esponjosa y  cerradita ,estupendo para los sándwich de la merienda  o las tostadas del desayuno.
Los ingredientes,

  • 500 gr Harina integral de espelta ( la receta original era con harina panadera)
  • 500 gr Harina de fuerza
  • 660 gr Agua
  • 20 gr mantequilla a punto de pomada
  • 10 gr azúcar
  • 20 gr sal
  • 10 gr levadura seca

 
La receta ;
Ponemos todos los ingredientes en la cubeta de la amasadora y que amase unos 3-4 minutos . Si no tenéis amasadora, los echáis en un bol y amasar hasta que todos los ingredientes estén integrados y se separe de las paredes del molde. No echar más harina, con estas cantidades debería ser necesario. En mi caso,  en cuanto la masa se despegaba de las paredes de la cubeta la apagué y la dejé reposar unas tres horas, levado en bloque, tapado con un plastico . A la hora y  media se hace un plegado en la masa ( este paso lo omití pues no estaba en casa, así que sin plegado).
Pasado el tiempo se quita la masa para la encimera ,se bolea para dar tensión y se deja reposar unos 10 m. Luego se forma un cilindro y con los pliegues hacia abajo se mete en el molde engrasado .  Podéis utilizar un molde de 35 cmts o dos moldes más pequeños .Se deja fermentar una hora – hora y  media .
A mi me dieron las 12 de la noche cuando lo metí en el molde, así que lo  guardé  en  una bolsa de plástico bien cerrada y a la  nevera para retardar la fermentación . A la mañana siguiente había fermentado.La quité de la nevera y la dejé una media hora para que cogiera temperatura antes de hornear.  Se cuece a 220 grados unos 40 minutos.
Una vez  está listo lo quitamos del horno y lo desmoldamos y se deja enfriar en rejilla y listo para comer¡¡¡¡
 
thumb_DSC_8069_1024
thumb_DSC_8079_1024thumb_DSC_8082_1024

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.