Os gustan los polvorones? Entonces los caseros os van a flipar y si la respuesta es no… deberíais de probarlos, pues nada tienen que ver con los que se compran. Son muy muy fáciles de hacer , quizá me atrevería a decir que es de lo más fácil de los postres navideños, y tendréis un postre de lujo y gran calidad  a un precio aceptable.
Os cuento mi receta, a la que he reducido un poco el azúcar, pero es la única modificación posible en las proporciones de los ingredientes básicos .  La proporción de harina y grasa no se puede cambiar  pues si no, no os quedarán bien.
Estos son con almendra y canela pero podéis variar el fruto seco y hacerlos con  avellana o  nueces , convinar especies añadiendo nuez moscada …  que están también maravillosos. Arriba la imaginación .
Os cuento la receta a ver si os tiento a que os animéis con ellos .
Con estas cantidades que os digo salen  un montón de polvorones. Dependiendo del tamaño y grosor entre tres y cuatro docenas .

Ingredientes

  • 500 grs de harina de uso común
  • 250 grs de manteca de cerdo a temperatura ambiente.
  • 200 grs de azúcar glasé
  • 250 grs de harina de almendra
  • 100 grs de almendras tostadas enteras
  • 15 grs de sal en escamas
  • 3 cucharadas de canela en polvo
  • semillas de sésamo
  • azúcar glasé para decorar

Elaboración

 

Lo primero es tostar la harina.

La noche antes ponemos la harina blanca junto con la harina de almendra en una bandeja de horno  y tostamos a 120º durante una hora u hora y media  . Tenemos  cuidado de ir removiendo de vez en cuando para que no se queme. La harina cogerá un ligero color dorado  y cuando esté tostada apagamos el horno,  y dejamos que enfríe durante toda la noche . Cuando la harina esté fría le echamos  las escamas de sal y la canela y removemos para que se mezcle bien.

Al día siguiente hacemos la masa.

Echamos  todos los ingredientes en la amasadora y mezclamos hasta que estén totalmente integrados, lo ponemos en   una bolsa de plástico y la guardamos en la nevera un mínimo de una hora . Yo suelo dejarla hasta el día siguiente o incluso más  días si no tengo tiempo para hornearlos. Aguanta perfectamente varios días en la nevera .

Y hacemos los polvorones

Extendemos la masa con un rodillo, con un grosor entre 1 y 1,5 cmt, al gusto . Lo ideal es usar el rodillo con topes a los lados para que salga uniformes . A mi no me gusta hacerlos muy gordos ni muy grandes pues creo que resultan mas empalagosos, pero eso depende un poco de cada uno, al igual que la forma que queráis darle.
 


Con un cortador vamos haciendo los polvorones y los colocamos con cuidado en una bandeja de horno forrada con papel.
Le ponemos  semillas de sésamopor encima  y horneamos a 200 º unos 15- 20 minutos . Como tendréis que hacer varias hornadas mientras unos están en el horno vamos  preparando la siguiente bandeja.
Váis a ver  que maravilloso el olor que tendréis en toda la casa … es el olor a navidad ¡¡¡¡
Quitamos del horno y los colocamos encima de una rejilla para que se enfríen.  Una vez fríos los espolvoreamos con azúcar glasé  y a guardar.
 

Aquí las opciones tambien son muchas  y siempre  como más os guste .  Yo los suelo guardar en latas herméticas colocados en obleas de magdalenas para que no se rompan y se conserven. Otra idea es envolverlos en los papeles de seda especiales de polvorones  ( los podéis comprar en la tienda de María Lunarillos ) y guardarlos en cajas .
Unas variante que os propongo y que va a  sorprender es añadir unos granos de pimienta ¡¡¡¡¡
 

Y si queréis hacer un regalo especial en navidades  es una gran idea que os garantizo sorprenderá y quedaréis muy bien.
Todavía no os habéis decidido ?
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *