La proia, la bolla de nata o la bolla de manteca, son recetas antiguas que se hacían para aprovechar las masas que quedaban de las cocciones del pan. Aunque hoy enriquecemos la masa, tradicionalmente no era así, sino que a la masa del pan, simplemente se le añadía azúcar y manteca por encima y así se horneaban.

Simplemente, se le añadía lo que había e incluso hay zonas donde le ponían chicharrones, aunque esa es otra receta; la tradicional «bola de rixons» o torta de chicharrones.

No requiere de un amasado ni un formado difícil. En esta receta hacemos la proia de Pontedeume, basada en la receta de la abuela Manuela, de alguien que tan amablemente me la cedió. Tiene el sabor característico de la manteca, el anís, por lo que usar una buena manteca es fundamental, que nos recuerde el sabor antiguo de los postres tradicionales gallegos.

proia de pontedeume

Ingredientes para hacer la Proia de Pontedeume

Para la levadura o fermento:

  • 50 g de masa madre
  • 50 g de agua
  • 50 g de harina de trigo gallega

Para la masa:

  • 100-120 ml de agua
  • 1 g de levadura fresca
  • 140 g de fermento o masa vieja
  • 300 g de harina de trigo gallega (en su defecto usamos harina de poca fuerza) 
  • 30 g de harina de maíz
  • 1 huevo 
  • Una pizca de sal
  • 60 g de azúcar
  • ½ vaso de anís
  • 50 g de manteca de vaca cocida fundida

Para enriquecer por encima:

  • 2 cucharadas de azúcar
  • 2 cucharadas de anís
  • 30 g de manteca cocida

Como hacer la proia de Pontedeume

Primero hacemos la levadura, y mezclamos 50 g de masa madre natural activa con 50 g de agua y 50 g de harina de trigo gallega. Dejamos que suba durante unas 8 horas.

Si no tenemos levadura natural, hacemos un fermento con levadura; mezclamos 50 g de agua con 8 g de levadura fresca y disolvemos la levadura. Añadimos la harina y mezclamos todo hasta tener unas papillas y dejamos leudar tapado unas 8 horas.

Cuando la levadura esté lista, hacemos la masa final. A la levadura le añadimos 120 ml de agua y 1 g de levadura fresca, y lo mezclamos. A continuación, vertemos los 300 g de harina gallega poco a poco mientras amasamos. Cuando tengamos la masa uniforme e integrada, la dejamos leudar tapada un par de horas hasta que crezca el doble y esté lista para hacer la masa final.

Encendemos el horno a 200 °C y hacemos la masa final; a la masa fermentada le añadimos el huevo batido, la sal, 60 g de azúcar y medio vaso de anís. Amasamos para que el azúcar se disuelva y se integre con la masa. Finalmente, vamos echando los 50 g de manteca fundida. Amasamos todo junto hasta que se integre totalmente; Tendremos una masa bastante hidratada, entre un bizcocho y la masa de pan.

Preparamos un molde rectangular y lo engrasamos con mantequilla, vertemos la masa encima y dejamos que se extienda por todo el molde. A continuación, espolvoreamos por encima las dos cucharadas de azúcar, el anís y por último los 30 g de manteca, en trocitos pequeños.

Proia antes de entrar en el horno

Metemos el molde en el horno y lo cocemos durante unos 25 minutos. Cuando veamos que está dorado, lo desmoldamos y lo dejamos enfriar sobre una rejilla. Una vez frío, lo cortamos y podemos disfrutar.

Proia de pontedeume lista

1 comentario

  1. Luis 9 julio, 2022 en 6:34 am

    Parece que los ingredientes y la elaboracion son dos cosas distintas

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.