Pan con remolacha nueces y queso fresco.

La verdad es que estos panes con remolacha son muy vistosos y quedan preciosos en las fotos antes de ir al horno. En el horno, pierden parte de ese color intenso, pero podemos conseguir que se conserve un poco más dependiendo de cómo hagamos el proceso.

Para hacer este pan con remolacha y queso fresco he utilizado remolachas recién cogidas de la huerta, las asé en el horno, envueltas en papel de aluminio y sin pelar. Luego, sin pelar las remolachas del todo, sólo limpiándolas, hice un puré añadiendo aceite de oliva, que será la base de nuestro pan.

Ingredientes.

  • 200 g de masa madre de centeno integral
  • 350 g de puré de remolacha
  • 200 g de queso fresco de untar
  • 200 g de harina de fuerza
  • 250 g de harina panadera gallega
  • 100 g de centeno
  • polvo de remolacha(receta aquí)
  • sal
  • 100 g de agua
  • semillas de sesamo
  • 150 g de nueces

El paso a paso

 

Ponemos todos los ingredientes en la cubeta de la amasadora, menos la sal, las nueces y las semillas y mezclamos. Lo dejamos reposar 20 minutos y cuando ha pasado el tiempo añadimos la sal y seguimos amasando. Añadimos las nueces y el sésamo y cuando están repartidas de manera uniforme en la masa dejamos reposar unos 10 minutos . A continuación vamos haciendo varias tandas de pliegues reposos cada 10 minutos durante media hora y luego la metemos en la nevera hasta el día siguiente para retardar la fermentación. El levado en frío ayudará a que se mantenga el color de la remolacha al hornearla.

A la mañana siguiente quitamos la masa de la nevera y la dejamos atemperar una media hora. Luego formamos los panes.

Con esta masa hice una hogaza y una fugase de nueces.

Primero formamos dos batard y los dejamos reposar tapados  a temperatura ambiente dos horas. Pasada una hora encendemos el horno a 250ºC, con una bandeja vacía abajo de todo. Cuando está listo, ponemos el pan en papel de horno y lo greñamos y lo horneamos directamente encima de la placa celsius.

Ponemos el horno con calor sólo abajo durante 20 minutos con vapor y luego, bajamos a 230 con calor arriba y abajo y lo horneamos durante 30 minutos. y finalmente 10 minutos a 210 grados.

Lo sacamos para una rejilla dejamos que se enfríe.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *