Aunque lo más usual es tomar el membrillo como dulce de membrillo, también podemos hacer confitura para tomar con un queso untable en una tostada. Para conseguir que la carne de membrillo se nos conserve y nos quede tersa, necesitamos una gran cantidad de azúcar. Pero podemos también hacer una confitura, con una textura untuosa y mucho menos azúcar.

tex

 

Ingredientes para hacer confitura de membrillo

  • 1 kg de pulpa de membrillos
  • 400 g de azúcar
  • 500 g de agua de cocer los membrillos
  • canela
  • anís estrellado
  • sal

Elaboración de la confitura de membrillo paso a paso

Lavamos los membrillos y los ponemos en una olla cubiertos de agua y los acercamos al fuego. Los dejamos cocer una hora o una hora y media, dependiendo del tamaño. Cuando se pinchan, los retiramos y los escurrimos, reservando el agua de cocción. Los  dejamos enfriar un poco y con cuidado los pelamos y le retiramos las semillas y el corazón. Vamos poniendo la pulpa limpia en un recipiente y reservamos.

Aparte hacemos un almíbar con el agua de cocción, el azúcar, la canela y el anís estrellado. Lo ponemos todo al fuego y cuando alcance los 120 °C,  lo mezclamos con la pulpa. Lo ponemos de nuevo al fuego todo junto y dejamos que se vaya cocinando y espesando durante una hora. Pasado ese tiempo lo pasamos por un chino y lo guardamos en botes. Nos saldrán unos 4 o 5 botes que podremos esterilizar y hacer conserva o guardarlos en la nevera para su conservación.

Su textura es maravillosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.