El otro día pasé por delante de mi tienda favorita ( y no hablo de ropa o complementos), los postres de Kelly, y entré a ver si había recibido los Sellos Nordic Ware. Desgraciadamente no estaban, pero el enano,  que está estos días en modo música si vio algo que le gustó. Un cortapastas  con forma de guitarra. Así que lo compramos y nada más llegar a casa teníamos que estrenarlo. Ya sabéis como son los  niños cuando tienen algo en la cabeza, que insisten hasta la saciedad.  Pues  allá nos pusimos manos a la obra;  Hicimos la masa y a cortar galletas, que por aquello de la participación en el tema decidió que eran sus galletas preferidas. Nos salieron muy buenas desde luego, con una textura esponjosa que aporta  la harina de almendra. Como siempre no excesivamente dulces y ajustando al máximo la cantidad de mantequilla.  Os cuento la receta.
Los ingredientes

  • 120 grs de mantequilla a punto de pomada
  • 70 grs de azúcar glasé
  • 1 huevo
  • 15 ml de pasta de vainilla
  • 2,5 ml de sal
  • 5 ml de bicarbonato
  • 250 grs de harina de fuerza
  • 100 grs de harina de almendras

Primero pesamos y preparamos todos los ingredientes, y  mezclamos la harina con el resto de ingredientes secos. Como en todas las galletas de este tipo, batimos a velocidad alta  la mantequilla con el azúcar hasta subir. Bajamos la velocidad  y  añadimos el huevo, y la pasta de vainilla. Cuando esté todo bien integrado echamos la mezcla de las harinas con el bicarbonato y la sal. Remover despacio y cuando la masa esta lista la metemos en una bolsa y la estiramos  previamente y luego a la nevera . En esta ocasión apenas pasó el tiempo pues la impaciencia nos podía pero en otros casos puede estar incluso un día o más. (ya sabéis que se adaptan las masas a mi, no adapto mi vida a ellas) Cuando la masa estuvo dura   encendí el horno a 180º y  fuimos haciendo  las galletas colocándolas en una bandeja con papel de horno debajo .


Al final no sólo salieron guitarras, si no que tuvimos que coger algún molde más, e incluso algunas se personalizaron con nombre.
Horneamos 18 minutos , las quitamos y las colocamos en una rejilla a enfriar, al menos un poco para poder comérnoslas¡¡¡
Un éxito¡¡ Tanto que al día siguiente tuvimos que llevar al cole para compartir con los compis .
thumb_DSC_7418_1024
thumb_DSC_7422_1024
thumb_DSC_7412_1024
Algunas me quedaron para poder hacer las fotos al día siguiente afortunadamente.
La verdad es que me  gusta que  ayuden y se ilusionen  con estas cosas, que aprendan el valor de lo hecho en casa. Por  el sabor y la calidad desde luego, pero sobre todo, por el valor añadido que  llevan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.