Conserva de pimientos asados a la brasa.

Aunque podemos hacer pimientos asados todo el año, ahora es el momento de hacerla con los pimientos de nuestras huertas o con los que podemos comprar en los mercados autóctonos.

Conservamos el producto de temporada, que es ahora cuando están más ricos y carnosos. Yo ya he conseguido los míos y es tan sencillo como dejarlos en las brasas después de hacer una barbacoa. Es una gran opción para aprovechar el calor y las brasas.

pimientos en la brasa

Pero os contaré también cómo podemos darle ese toque ahumado si los hacemos en el horno de casa.

Ingredientes

  • Pimientos morrones rojos
  • Aceite de oliva
  • Vinagre de jerez
  • Clavo
  • jenjibre fresco
  • un chorro de brandi
  • sal

El paso a paso.

Lavamos los pimientos y los colocamos en la brasa. Si tenemos una barbacoa con tapa será ideal para que se vayan haciendo poco a poco y ahumando. Los dejaremos unos 20-25 minutos cuidando de darle la vuelta cada 5 minutos. Cuando la piel esté tostada y negra los retiramos y los guardamos en un recipiente y los tapamos para que suden y suelten el liquido. Los dejaremos un par de horas y luego los pelamos.

Los cortamos en tiras o los dejamos enteros, como nos gusten

pelando pimientos

En los botes, previamente esterilizados, ponemos un poco de sal,  clavo de olor y jenjibre fresco y un poco de aove y vamos colocando las tiras de pimientos.

Embotar pimientos morrones

Luego añadimos un poco del liquido que han soltado los pimientos, cubrimos con un poco más de aceite y y una cucharada de vinagre y finalmente le añadimos un chorrito de coñac. Tienen que que quedar cubiertos, por lo que las cantidades de líquido dependerán un poco del tamaño de los botes.

Botes de pimientos asados

Los tapamos y los esterilizamos o si hacemos pocos y para consumir en breve los podemos guardar en la nevera.

Como todas las conservas, es recomendable dejarlos reposar unos días antes de consumirlos para que los sabores se asienten.

Si no tenemos opción de asarlos en una parrilla lo haremos en el horno y para darle el sabor ahumado. Encendemos el horno a 200ºC y mientras colocamos los pimientos enteros en una bandeja y los pincelamos con aove. Al inicio de la cocción ponemos unas virutas de ahumado en un papel de aluminio al lado de los pimientos, tapamos todo con papel y los dejamos  así media hora. Luego los destapamos y seguimos asándolos durante otra media hora, dependiendo un poco del tamaño de los pimientos.

Una vez están asados los sacamos y seguimos en proceso anterior.

Son ideales para acompañar carnes, para tostas y ensaladas o de aperitivo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *