Os ha sobrado puré de patata ? o unas simples patatas cocidas  que acabareis tirando ? Pues aqui una receta para usar esas patatas ¡¡¡ Como no podía ser de otra manera , un pan . Y como en la mayoría de las ocasiones estos panesexperimento me  surgen sin planificación previa, sobre la marcha . Había quedado  pure de patata cuya única opción sería la basura y tambien tenía suero de leche de  hacer queso fresco  . Como  a mi no me gusta nada tirar la comida, me acordé de unas recetas de pan con patata del libro de Lepard y a ella me fuí para tener la base de mi pan . Al final nada o poco que ver con la original ,  pues fuí modificando todas las cantidades en función de la cantidad de mi puré.
Como fué improvisado es un pan sin MM, con levadura de panadería , así que genial para aquellos que os da miendo o no hacéis panes con MM
Os pongo la recera
Los ingredientes 

  • 100 grs de pure de patata
  • 200 grs de suero de leche
  • 300 grs de harina T 80
  • 400 grs de harina de fuerza
  • 200 grs de agua
  • 40 grs de miel
  • 10 grs de sal
  • 3 grs de levadura seca de panaderia

 
Amasado y primer levado en bloque
Primero mezclar el puré de patata con el suero de la leche . Pesar el resto de ingredientes y echarlos en la cubeta de la amasadora. Amasar durante 3 minutos a velocidad suave y dejar reposar unos 5 minutos . Volver a amasar otros 3 minutos y ya nos quedará una masa pegajosa e hidratada . Pasarlo a un molde engrasado y taparlo . Yo como siempre amasé por la noche y lo metí en la nevera pues tenía que retardar la fermentación . Hasta el sábado  por la tarde noche no podría ir al horno . El viernes por la mañana hice un par de plegados a la masa para bajarla y volví a dejar en la nevera.
Formado y horneado 
Sábado por la mañana quité la masa de la nevera y esperé una  media hora que la masa atemperara un poco y bole con tensión y la metí en un banetón redondo banstante enharinado. Es una masa bastante hidratada pero fácil de manejar . Lo cubrí   con un gorro de ducha y de nuevo a la nevera a fermentar con calma.
Así estaba mi pan el sábado por la noche cuando lo quité de la nevera para hornear.
thumb_DSC_0201_1024
Encendí el horno  a 250 grados con la placa celsius dentro y quité el pan de la nevera para que se fuera atemperando mientras el horno se calentaba. Más o menos le lleva una hora .
Cuando el horno está listo enharino la pala  con semolina, vuelco el pan , lo greño  lo pulverizo con agua  para generar humedad , y al horno.  Para generar humedad podéis  usar un recipiente con agua en el fondo del horno , pero  que tendréis que retirar pasados los primeros 15 minutos de horno.
Ha estado a 240º 15 minutos . luego bajé a 220º y lo dejé  30 minutos más. Los  panes más grandes los horneo  entre 40-50 minutos a 220º.
Lo  quité y a enfriar encima de una rejilla . En mi caso ahí se quedó toda la noche .
thumb_DSC_0205_1024
Salió con una corteza doradita  y muy  crujinte . La miga es   humeda  debído a    la patata y le ayuda a  que  se conserve jugoso más tiempo .
thumb_DSC_0239_1024
Y para aprovechar el calor que le quedaba  al horno hice una mermelada  de fresas que podéis ver  aquí.
 


 
A la mañana siguiente un café y un desayuno de lujo +
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.