Desde hace unos años, en el puente de la constitución bajamos a Oporto a visitar a unos amigos y a comprar el bacalao para la cena de nochevieja. Desde niña, en casa,  siempre se cenaba bacalao con coliflor. Ahora yo lo hago al horno, pero seguimos cenando bacalao el 24 de diciembre.

Y en el trato con estos grandes amigos, amantes de la empanada gallega de bonito, es una empanada a cambio de la reserva y «encomienda» de un bacalao de lujo, en la tienda donde su madre compraba siempre uno de los mejores bacalaos de O Porto. (Aquí os cuento como desalar bacalao para que quede  perfecto).

Pues en esta ocasión he decidido llevarle una empanada casera, con el bonito casero también.

Os cuento como la hice con el paso a paso.

Ingredientes.

Para la masa.

  • 400 g harina del país o harina panadera
  • 100 g de harina de centeno blanca
  • 100 g de aceite de la zarangallada o AOVE
  • 200 g de cerveza o agua
  • 1 cucharada de pimentón (dulce o picante, al gusto).
  • 7 g de sal(1 cucharada de café)

Para el relleno o zarangallada.

  • 2 cebollas medianas.
  • 150 g de aceite de oliva
  • 220 g de bonito en conserva escurrida.(1 bote casero en mi caso).
  • 1 tomate natural pelado y troceado o 2 cucharadas de tomate troceado si es de bote.
  • Una pizca de sal.

El paso a paso.

Preparamos la zarangallada.

  1. Pelamos y cortamos la cebolla.
  2. Ponemos una sartén a fuego medio con el aceite.
  3. Cuando esté caliente añadimos la cebolla y el tomate y dejamos pochar durante un par de horas.
  4. Cuando está lista la cebolla, apagamos el fuego y añadimos el bonito.
  5. Mezclamos y reservamos hasta que se enfríe.

Preparamos la masa

  1. Ponemos todos los ingredientes en la cubeta de la amasadora.
  2. Amasamos hasta tener una masa elástica y suave.
  3. Dejamos reposar un par de horas en la nevera y preparamos nuestra empanada.

Montamos la empanada.

Podemos preparar la empanada el mismo día, o como en mi caso preparar la masa y la zarangallada un día y montamos y horneamos la empanada al día siguiente.

  1. Estiramos la masa y colocamos en una fuente de horno, asegurándonos que sobresale masa por los lados para luego poder cerrar nuestra empanada.
  2. Colocamos el relleno bien escurrido  y encima unos pimientos del piquillo.
  3. Yo puse mitad pimientos y la otra mitad sin ellos, pero esto es al gusto.
  4. Estiramos el resto de la masa con el tamaño y forma de nuestro molde, y este caso nos aseguramos que la masa no sobresale.

  1. Cerramos nuestra empanada, haciendo los bordes cogiendo la masa de abajo y plegándola. Podéis ver un vídeo de como hacerlo aquí.

 

  1. La adornamos con la masa que sobra y pincelamos con el aceite que nos quedó.
  2. Horneamos a 200º C con calor arriba y abajo durante unos 45 minutos.
  3. La quitamos del horno y la dejamos enfriar para comer.

 

Esta fue para regalar y no vemos el corte, pero las empanadillas se quedaron en casa  para degustar y para el posado. La masa está hojaldrada y crujiente, y en este caso concreto picante, pues me equivoqué y puse pimiento picante en lugar de dulce.

Maravilloso error, pues el destinatario adora el picante y mi marido que cató las empanadillas también. No le gusta la empanada de bonito, y sin embargo así dijo que estaba deliciosa. Encima con el bonito casero el sabor es otro. Como en todo, unos ingredientes de calidad son fundamentales para obtener un buen resultado.

2 Comentarios

  1. Fátima 6 enero, 2020 en 5:55 pm

    Hola. Aunque vivo en Galicia, aún no tengo claro a qué harina le llamáis harina del país.
    Gracias

    Respuesta
    1. admin 26 enero, 2020 en 8:45 pm

      Hola Fátima. Fariña do pais, es harina del trigo autoctono de Galicia que en algunos lugares todavía se siembra. En grandes superficies puedes encontrar la de El molino del abuelo.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *