Aunque pueda parecer obvio y es algo fácil, hacer una milanesa tiene sus trucos y su buen hacer. Mi madre, cocinera de profesión, en un restaurante de comida tradicional, y entre alguna otra cosa, sus milanesas eran especiales. Y después de mucho insistir, he conseguido que me contara como hacerla, y así sus nietos tomarían la milanesa de la abuela más a menudo.

No sé quien estaba mas feliz en día que las hice, si ellos con lo mucho que le gustaron, si el padre recordando los picnics en el pinar de la playa con su bocadillo.

Hoy os voy a contar cómo hacer una milanesa de ternera paso a paso para que nos quede deliciosa, que no se nos caiga el rebozado, y que nos quede tostadita por fuera y jugosa por dentro.

Ingredientes ( para dos personas)

  • 2 filetes de ternera ( pollo, pavo, cerdo, etc)
  • Pan rallado
  • 1Huevo
  • Aceite
  • sal

El paso a paso

  • cogemos los filetes de ternera y con un mazo los machacamos un poco para que nos queden finitos. Dice la cocinera lo más finos posible. Le damos varios cortes en los bordes el el nervio para que a la hora de freír no se encojan.

  • Añadimos sal y los pasamos por huevo batido y pan rallado y reservamos
  • Aparte ponemos una sartén con un poco de aceite, pero poca cantidad. No tenemos que hacerlos en freidora, pues ese es la causa que se separa el rebozado de la carne.

  • Cuando el aceite está caliente( no quemado) echamos un filete y bajamos el fuego, dejamos a fuego suave y vamos machacando un poco con el tenedor. Dejamos unos 3-4 minutos y le damos la vuelta pronto, pues al estar el aceite caliente se nos tostará antes .El pan estará dorado y tostadito pero no tiene que estar quemado.

  • Dejamos por el otro lado unos 5 minutos más y ya lo podemos quitar para el plato.
  • Para hacer la siguiente, limpiamos la sartén con un papel y quitamos los restos de pan y aceite. Ponemos aceite limpio y hacemos lo mismo, y ya tenemos las dos milanesas, que serviremos con patatas fritas.

Si tenemos una sartén lo suficiente amplia para que nos quepan los dos filetes juntos las hacemos a la vez, pero no es lo normal en una casa.

La milanesa, cómo todo tiene su secreto, y a parte de la mano, es fundamental no poner mucho aceite ni usar freidora, pues después a la hora de comerla se nos va a separar el rebozado de la carne.

Y que contaros de los bocatas que nos llevábamos a la playa¡ ¿Quién no ha comido el bocadillo de bistec rebozado con la tortilla en el pinar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.