Estos días, la masa madre está más activa y feliz que nunca. No sé si es la compañía o el calor, aunque imagino que las tormentas ayudan mucho. Hay calor y hay humedad, así que tenemos las condiciones ideales para las masas.

Estos palitos de pan especiados son otra idea más para aprovechar los descartes de masa madre y han sido un éxito. Además son fáciles y muy versátiles pues les podéis echar las especies que más os gusten.

Os cuento cómo las hice.

Ingredientes.

  • 200 g de masa madre blanca
  • 200 g de masa madre integral
  • 200 g harina panadera recia
  • 200 g de harina gallega
  • 1 cucharadita de malta
  • un chorro de AOVE
  • semillas de sésamo
  • 250 g de agua
  • especias suecas del pan limpa ()
  • escamas de sal

El paso a paso.

  • Mezclamos todos los ingredientes y amasamos hasta tener una masa elástica y suave.
  • Le damos varios plegados como si hiciéramos hojaldre, pero sin mantequilla, sólo hacemos dobleces con la masa.
  • La tapamos y dejamos levar una hora u hora y media, depende un poco de la temperatura de vuestra cocina. Yo esta horneando pan y hacía bastante calor, así que a la hora estaba lista,
  • Estiramos con el rodillo dejando un grosor de medio centímetro  y con un corta pizzas hacemos tiras largas. Le ponemos escamas de sal encima y unas semillas de sésamo.
  • las retorcemos un poco sobre si mismas, y las vamos colocando en una bandeja de horno.
  • Cuando tenemos una bandeja llena, las horneamos .
  • Calor arriba y abajo y a 240ºC hasta que estén dorados y crujientes. Mi horno estaba bastante caliente y aún así estuvieron unos 20 minutos.
  • Los vamos sacando y los colocamos en una rejilla a enfriar.
  • Aunque están deliciosos fresquitos y crujientes, al día siguiente, que estarán un poco más duros, son igualmente deliciosos.
  • No se conservan mucho más de tres días, así que os recomiendo que no hagáis muchos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.